mimo de piedra, bronce o cualquier otro material que mata si te cae encima, con tendencias exhibicionistas, si pertenece al arte clásico; o deforme y feo de cojones, si pertenece al arte de vanguardia.