organización centralizada en un poderoso corazón que reparte la sangre por todo el cuerpo según las necesidades de cada momento. Cuando localmente se obstruye la correcta circulación, aumenta el peligro de embolia, ictus o, incluso, de infarto, pudiendo ocasionar la amputación de una parte, la parálisis de otra o la muerte del organismo. ¿A qué me sonará todo esto?