desesperante y obstinada estupidez muy propia de la condición humana. Innata en los imbéciles, indisimulada en los políticos e insoportable en los jefes.