flatulencia tectónica cuyos destrozos van mucho más allá de un simple calzoncillo.