curiosa regla matemática en la que lo realmente importante es el cuarto elemento. Vamos, como si en la alineación inicial de un equipo de fútbol lo más relevante fuese saber quién es el portero suplente. Extraño, muy extraño.