vocecilla interior repelente y chillona que te impide actuar según te sale de los cojones. Absolutamente castrante en lo individual, pero imprescindible en lo colectivo.