confeti cutáneo que motea los cuerpos de discretos tatuajes naturales, cada uno de los cuales esconde un secreto o un pecado. Por eso nadie confía en los dermatólogos, doctores de la moral, que esconden en sus fichas médicas la verdadera historia universal.