infierno orwelliano que engatusa a sus pecadores con multitud de tentaciones dentro de las fauces del gran leviatán del consumo. Paradigma del urbanismo totalitario, uniformador de tendencias y paraíso de las masas adocenadas.