enfermedad venérea súper contagiosa. A la que alguien empieza a hablar sin control, se te hinchan el tamaño de las pelotas hasta límites insospechados y se te ponen de un intenso color rojo ira. Remedio: sellar la locuaz bocaza con uno de esos huevacos hermosos a punto de estallar.