del inglés evil...o no. Apenas se usa, cuando se trata de un calificativo genial: corto y contundente. Como mucho, leo en alguna parte el verbo, envilecer, pero poco más. Cuando el garrote vil dejó de emplearse, la palabra desapareció del lenguaje cotidiano. Una pena. Yo quiero reivindicarla. Prometo usarla al menos una vez por día. Y será sumamente sencillo: hay tantas personas a las que calificar de este modo.