globo que se hincha, se hincha, se hincha...La mayoría no consigue evitar que les reviente en la cara. Los más listos consiguen, al menos, dirigir la explosión hacia afuera, como Michael Douglas en "Un día de furia".