persona con dispepsia cerebral incapaz de tomar una sola decisión acertada, ni siquiera de puta casualidad. Cuando más elevada es su posición, más dañino resulta para la organización. Y lo peor es que los incompetentes acostumbran a vivir sin espejos, por lo que raramente son conscientes de su ineptitud.