publicación diaria multifunción: las páginas de política sirven para encabronar al lector; las aburridísimas hojas de economía para limpiarse el culo y darle un tonito salmón los domingos; la partidista sección de deportes para excitar al forofo; las pringosas páginas de sociedad para envolver bocadillos; y el editorial para pagar favores a anunciantes, políticos y demás poderes fácticos.