el rey de la hipocresía, que se muestra innecesariamente en la mayoría de ocasiones de forma afectada y, sin embargo, se oculta detrás de su cobardía cuando se le requiere en el fragor de la batalla.