enamoramiento entre dos montañas. Mientras dura la pasión, el río fluye abundante y ruidoso en su fondo; cuando ésta desaparece, el cauce se seca y silencia, quedando el eco como único testigo de aquellos amores.