impaciencia sobre ruedas de desconocido origen y misterioso final. En las ciudades, provocado por el exceso de coches. En las carreteras, provocado por el exceso de agentes de tráfico incompetentes.