inicio melancólico del día, que despide los excesos de la noche y anuncia las obligaciones diurnas.