cuando no puedes desabrochar el puto sujetador, cuyos cierres han sido ideados por célibes monjas de clausura y expertos en cajas de seguridad de bancos suizos.