“palabro” súper guay que sirve de inequívoca alerta. Si la escuchas a un no íntimo, asiente falsamente con la cabeza y dile: “¡Guau, qué pasada, cómo te envidio!”. Si la pronuncia un íntimo, revisa inmediatamente la categoría de íntimo rebajándola a amiguete o conocido.