hijo del viscoso anís espermático y del óvulo de la endrina, alumbrado en botella de 1 L. Su nombre evoca el placentero momento de la concepción: ¡pacharán!