camas siamesas que viven unidas por brazos y piernas en una incomodísima postura que, sin embargo, provee un reparador descanso.