odiados por las mujeres, contra los que luchan denodadamente; añorados por los calvos, que porfían por su conservación y lloran su caída. Por eso no hay mujeres calvas, porque serían locas bipolares pilosas.