monedero extraplano codicioso e indulgente. Diablo vestido de visa o mastercard que te compra el alma a cambio de compras y más compras. Comodín del consumista, ardid de la banca, yugo del endeudado.