carta de bolsillo que suple la ausencia de texto con una foto del lugar aburridamente típica o escandalosamente hortera. Su contenido es tan poco personal que se envía desnuda.