comida que nos acompaña toda la vida, pero de la que pronto nos avergonzamos y le cambiamos el nombre, cada vez más ridículo: papilla -> puré -> crema -> vichyssoise. Y todo, para acabar al final volviendo a comer papilla.