último mono en el escalafón laboral que irremediablemente ha de hacer el trabajo encomendado, ya que no tiene a nadie a quien endilgárselo. Su único desahogo es hacer el “fuck you” a las espaldas del jefe.