aburridísimo juego de estrategia en blanco y negro, jugado por aburridísimos jugadores con apellidos acabados en ‘-ov’ o por jubiladísimos viejunos con apellidos acabados en ‘-ez’. Dicen que es un juego para gente muy inteligente. ¡Una leche! No es inteligente aburrirse.