Otro partido muy serio y solvente del Real Madrid. A pesar de quedarse con 10 desde el minuto uno de partido, lo controló absolutamente y no pasó apuros. La expulsión de Casillas permitió ver a un equipo solidario, bien armado y con oficio.

Xabi Alonso volvió a estar espectacular en las ayudas defensivas, especialmente en la banda izquierda cubriendo las subidas de Marcelo. Pepe volvió al equipo titular y, aunque Callejón le ganó la partida en la jugada de la expulsión, estuvo rápido al corte e insuperable por alto. Además, no cometió ninguno de sus puntuales errores garrafales que tanto afean su habitual solvencia defensiva. 

Marcelo logró el gol del partido tras un buen pase de Cristiano Ronaldo y la amable participación de Kameni, que descuidó su palo. El gol reflejó el impacto que tiene Marcelo en ataque, pues penetra las defensas rivales como si de un cuchillo se tratase. Lástima que en defensa se complique más de la cuenta con arabescos innecesarios. 

El Español empezó empujando y teniendo más el balón, pero estuvo impreciso y casi no dispuso de ninguna oportunidad. Conforme avanzaba el partido se le iban nublando más y más las ideas.

El equipo blanco pudo sentenciar a la contra en varias ocasiones, sobre todo, de Adebayor, que dispuso de tres clarísimas. Es un buen delantero: rápido, aguanta muy bien el balón de espaldas a la portería y presiona la salida del equipo rival. No había en la plantilla blanca este perfil de jugador, por lo que supone una interesante alternativa para lo que resta de temporada.

Cristiano Ronaldo fue un peligro constante con sus arrancadas en los contraataques. Asistió a Marcelo en el gol y a Adebayor en varias ocasiones. En carrera y con espacios es imparable. Si entendiese mejor el juego...

El debate sobre el bajón físico del Madrid quedó zanjado en la jornada de hoy. Aguantó perfectamente jugando todo el partido con uno menos y pareció llegar fresco al minuto noventa. 

Ahora la distancia es de cinco puntos, gracias al pinchazo del Barça en Gijón. Son únicamente dos partidos en lugar de tres. Sigue siendo una distancia considerable, pero el Barcelona parece mortal. Llega un mes de Champions con partidos intensos y duros. A ver qué sucede en Liga con Barça y Madrid.