No todos los cuerpos sin sombra se resignan a ser enviados a los campos de internamiento a esperar la muerte sin rebelarse ante ella. Por eso algunos de estos cuerpos han llegado a acuerdos con sombras emancipadas. De esta simbiosis han surgido "los manchados": cuerpos sin sombra que conviven con otra sombra ya emancipada. De este modo, consiguen eludir los controles diarios y continúan viviendo entre los cuerpos con sombra. A cambio, las sombras están aprendiendo a recolonizar cuerpos.

Los manchados son muy difíciles de identificar, ya que las sombras se adaptan a la perfección a sus nuevos cuerpos. Afortunadamente, esta simbiosis no prolonga la vida de los cuerpos, condenados desde el momento en que su sombra originaria les abandona definitivamente, ya que si así fuese las sombras dispondrían de más tiempo para perfeccionar su adaptación a los nuevos cuerpos. 

Un manchado es únicamente descubierto cuando muere, ya que su cuerpo cae inerte entre la multitud y la sombra se desvanece entre las miradas aterradas de los demás cuerpos, que se preguntan quién más de los allí presentes será un manchado. 

La desconfianza entre los cuerpos con sombra ha crecido hasta volverlos a todos paranoicos. Todos recelan de todos. Los antiguos lazos familiares o de amistad se han roto por completo. Se han vuelto extremadamente individualistas, insensibles al mal ajeno, desinteresados por el resto de congéneres. Se encuentran a gusto en el estado policial en el que viven, que les ofrece esa falsa seguridad de la que carecen por sí mismos. La sociedad como tal ha muerto, ya que el individuo ha dejado de vivir en comunidad, sólo se preocupa por sí mismo. El individuo se ha alienado por completo.

Las sombras han dado a conocer al que parece ser su líder: Moonlight. No se sabe con certeza, puesto que se trata de los ecos recogidos de muchas de ellas, pero se cree evidente que Moonlight es la sombra que todo lo mece. No tendría sentido que fuese un falso rumor filtrado por las sombras. Resulta lógico que quieran dar visibilidad a su líder. Además, desde el principio las sombras han actuado según un plan deliberadamente calculado, por lo que la publicidad de su líder es un paso perfectamente verosímil en la actual coyuntura.

No obstante, sólo se conoce su nombre: Moonlight. Nada más. ¿A qué cuerpo perteneció Moonlight? Se ignora. De hecho, se ignora también para el resto de sombras. Se desconoce a qué cuerpos pertenecieron todas esas sombras. Esta información sería valiosísima para las autoridades, pero aún no han dado con el modo de ligar cuerpos y sombras.

Las sombras siguen sin manifestar ninguna voluntad o exigencia específica. Dominan los silencios con maestría. Han conseguido dividir a los cuerpos con una rapidez y sencillez admirable. Los cuerpos las consideran grandes estrategas y las temen aún más por ello. Incluso corre la absurda leyenda de que la sombra Moonlight perteneció al cuerpo de Maquiavelo. 

Continuará...