último residuo anacrónico de las sociedades modernas. Por bien nacer puede comportarse como un mal nacido sin importar las consecuencias.