espalda geográfica. Siempre se citan con afectada admiración por todos, como si de una leyenda se tratase, aunque realmente sólo los mineros y los topos creen en ellas.