macho dominante de los verbos, que cuando grita tiembla el melifluo condicional, el afeminado pluscuamperfecto y hasta el circunspecto participio. Controla al resto de tiempos verbales con la ayuda del sicario imperativo.