20110109220257-javier-cansado.jpg

De nombre real, aunque algo irreal para mí, Ángel Javier Pozuelo, este humorista madrileño me hace reír un montón, aunque no siempre fue así.

Me he enamorado de él gracias al programa de Canal + "Ilustres ignorantes". Antes ya era famoso por el dúo cómico "Faemino y Cansado", que tan buenas críticas y fans consiguieron años ha. La verdad es que no acababan de volverme loco. Los encontraba originales. Me hacía gracia alguno de sus gags. Pero no me mataban. Vamos, que no bebía los vientos por ellos. Ni los fui nunca a ver al teatro, ni esperaba con ansiedad su programa semanal de TVE "El orgullo del tercer mundo".

Sin embargo, desde hace un par de años lo sigo con devoción en el programa antedicho de la plataforma digital, que se emite quincenalmente en las noches de los viernes. Tiene una duración de treinta minutos, está conducido por Javier Coronas - un tipo regordete bastante gracioso - y siempre cuenta con cuatro invitados, dos se renuevan en cada programa y dos aparecen siempre: Pepe Colubi y Javier Cansado. En cada programa se habla de un tema diferente, aunque en realidad es lo de menos, ya que de lo que se trata es conseguir que el ingenio y la espontaneidad de los invitados hagan el espacio ameno y divertido. 

Y Javier Cansado lo borda. Sus historias son descojonantes, originales, absurdas. En ocasiones las viste de una aparente formalidad y las cuenta con seriedad; en otras son directamente ridículas, pero desternillantes. En cualquier caso, cuando él habla siempre consigue hacerme reír. 

Tiene una cualidad extraordinaria: hace reír con cosas que no hacen gracia. Cosas tan estúpidas como repetir una palabra o una expresión varias veces seguidas, casi sin añadir nada más entre medio, simplemente con su tono de voz y su careto cachondo. Además, es increíblemente rápido. Cuando es interpelado por otro de los invitados responde con agilidad y gracia, causando la risa entre todos ellos. Tiene una complicidad especial con Pepe Colubi, el cual se pasa el programa entero muerto de la risa con las intervenciones y ocurrencias de Javier Cansado.

En definitiva, es uno más de los tipos que me hacen reír de verdad y a los que tanto debo y admiro.