estilizada línea de un triángulo rectángulo, que Pitágoras lanzó a la fama elevándola al cuadrado, pero que condenó para siempre a vivir entre dos catetos.