20110102211858-terence-winter.jpg

Este guionista norteamericano es uno de los más afamados y afortunados de la profesión. Ha escrito para varias series de televisión y alguna película, sobresaliendo por encima de todos sus trabajos los guiones para muchos de los capítulos de Los Soprano, esa obra culmen de la cadena HBO, de la que ya he hablado en otra ocasión.

Tras David Chase, creador y principal guionista de Los Soprano, es el que más veces ha participado en los guiones de la serie, hasta en 23 capítulos. Por uno de ellos obtuvo el Emmy al mejor guión de una serie dramática, que curiosamente se da a uno de los capítulos, no al guión de la temporada completa con todos sus capítulos. Es el máximo premio al que puede aspirar un guionista de televisión. Y visto el pobre panorama del cine durante la última década es, sin duda, mucho más meritorio que un Oscar al mejor guión original o al mejor guión adaptado de la Academia de la alfombra roja.

Lo mejor de todo es que después de semejante reconocimiento ha seguido trabajando. Yo, seguramente, me habría subido a un pedestal en una céntrica plaza, y recostado con aire displicente y soberbio habría esperado las edulcoradas loas de los transeúntes, mientras en una placa en bronce anunciaba todo ufano: "Admiradme y glorificadme, porque yo he escrito gran parte de los guiones de Los Soprano".

Afortunadamente, Terence Winter no parece ser un tipo tan conformista y gilipollas, y ha seguido con otros proyectos. El principal es "Boardwalk Empire", una adaptación de un libro que narra los años de ley seca en Atlantic City: mafia, casinos, corrupción, personajes reales de leyenda (Lucky Luciano, Al Capone, Arnold Rothstein)...¡una maravilla!

El guión fascinó de tal modo a Martin Scorsese, que no sólo produce la serie - la más cara de la historia - sino que dirigió el capítulo piloto. Ya he podido ver los tres primeros capítulos en Canal + y me muero por ver muchos más. En pequeñas dosis, de uno en uno, esperando cada lunes por la noche para ver el siguiente.

Terence Winter, un tipo con un enorme talento para escribir historias sobre la mafia. Uno de esos genios que junto a David Chase, David Simon, Edward Burns, Tim Van Patten, George Pelecanos y otros más han hecho de las series de televisión un manjar de los dioses para los aficionados al buen cine que se estaba perdiendo por el sumidero de las grandes producciones.