umbral de la inocencia. Hasta conocer su decepcionante verdad se es enteramente feliz. Tras descubrirla todo va a peor. Únicamente se recupera el ánimo cuando actúas en su papel. (Igualmente válido para Papa Noel)