delicioso estado de irrealidad en el que difícilmente se distingue el sueño de la vigilia.