fiel amiga del tesón y el merecimiento para los afortunados, o esquiva desconocida para agoreros y pesimistas. Los suertudos dicen que los primeros la buscan y los segundos la esperan; los desafortunados opinan que los primeros la encuentran sin buscarla y los segundos la buscan sin encontrarla. En realidad, la suerte es eso: pura suerte.