mar de tranquilidad cuyo oleaje acuna pensamientos, mece sueños y relaja tensiones. Como la oscuridad, es propio de la noche. Por eso es mucho mejor la noche al día, por su silencio.