game over, final del juego. Ni paraísos, ni infiernos, ni reencarnaciones, ni gaitas. La nada más absoluta. Última y definitiva putada.