recreación onírica de un deseo del que se pierde el más absoluto control desde el primer instante. Empieza entre brumas, se desarrolla con infinidad de inexplicables sorpresas e invitados y acaba de forma abrupta siempre en el mejor momento.