poliedro esnob que muestra tantas caras como polígonos es capaz de imaginar. Pertenece a la aristocracia de la geometría y se lo tiene muy creído, ya que sus aplicaciones abarcan a casi todas las ciencias.