esperanza más cercana al deseo que a la realidad. Suele haber una enorme distancia entre el que la crea y quien debe ayudar a cumplirla. Por eso suelen truncarse. Debería denominarse simplemente "pectativa" y sólo después de truncarse expectativa. Del modo actual, parece estar llamada al fracaso desde el inicio.