20101125004725-tip.jpg

El más genial humorista español. Surrealista, de ingenio desbordante, espontáneo, castizo, descojonante...

Empezó formando la pareja Tip y Top en programas de radio, teatros y locales varios en los cincuenta. A partir de finales de los sesenta cambió de pareja, formando el exitoso dúo con José Luis Coll, Tip y Coll. Los primeros me quedan muy lejos y los segundos nunca me gustaron demasiado porque Coll nunca me hizo ni puta gracia. Trabajaron en numerosos programas de televisión. En algunos de ellos fueron censurados y de otros fueron directamente echados. Muy buena señal, sobre todo, porque todo ello sucedió a partir de 1975. 

Su última etapa destaca por su participación en el programa de radio de Luis del Olmo, en el bloque semanal "El estado de la nación", donde compartía micrófono con el propio Luis del Olmo, Chumy Chúmez, Antonio Ozores y Alfonso Ussía. Ninguno de ellos le llegaba a la suela de los zapatos, pero todos ellos le profesaban una admiración infinita. Aplaudí con multitud de carcajadas todas sus participaciones, incluso aquellas en las que meaba fuera de tiesto como cuando soltó en directo: "Luis, me voy a cagar". 

Sus piezas "Santos varones", donde mezclaba el surrealismo más absurdo con su natural inclinación hacia una ternura infantil y su tremenda imaginación con enormes dosis de ingenio, son obras maestras del humor.

Recuerdo que cuando murió me entristecí. Evidentemente no le conocía de nada, pero le admiraba profundamente. Creo que me entró una pena egoísta porque sabía que había desaparecido un ejemplar único. Poseía un estilo tan personal, en cierto modo de otra época, que no he visto nunca a nadie mínimamente parecido.

Si me concedieran tres deseos, como en los cuentos, uno de ellos - no sé si el primero - sería darme una vuelta por esa mente privilegiada para el humor. No pediría tener su increíble ingenio, me moriría de la risa. Me bastaría con darme un paseo por sus pensamientos durante un día.