última parte de la comida, la más golosa, la que se come sin apetito con el único objeto de pecar disfrutando de su cremosidad, dulzura y suavidad. Se acostumbra a abordar con cucharilla, aunque se desee comer con la manos.