gemelo atónito que te da perezoso los buenos días y cansado las buenas noches. Conforme pasa el tiempo, se tensa la relación y dejas de mirarlo fijamente por miedo a su reflejo.