elegante soga, heredera del ridículo babero. Usada por novios, asalariados y capullos. Hacer el nudo supone un reto tan difícil como exasperante.