culpa de los dedos, que se endurece ante la vergüenza de sus pecados. Se pintan para disimular su comisión o se muerden para eliminar su rastro.