bajo el aspecto de esponja grasienta, se esconde esta criatura fascinante y/o diabólica, según el momento, que controla nuestro presente, administra nuestro pasado y conspira nuestro futuro.