viaje permanente con pulsera de todo incluido. La libertad más absoluta venciendo a la realidad más castrante. Imprescindible como el aire o los alimentos. En bajas dosis conduce a la necedad y el aburrimiento, en grandes dosis a la insatisfacción y la ansiedad.